martes, 12 de febrero de 2013

En la parra

Muchas veces nos metemos en medio de una conversacion sin haber atendido al principio. 
Lo suyo en estas situaciones es no abrir la boca para no meter la pata.
Pero reconozcámoslo, muchas veces nos gusta opinar aunque no sepamos de qué demonios se está hablando...
Esto le pasó el otro día a una amiga de mi hermana mientras hablaban de libros.
No sé, quizá no se equivocó y tiene una máquina del tiempo en su armario. Nunca se sabe. 



  

2 comentarios:

  1. A ver si va a ser verdad eso que dicen de que las rubiaaas...

    ResponderEliminar
  2. Como? Que pasa? No lo pillo...

    ResponderEliminar